Principal Blog Cuándo es necesario reemplazar los struts de un automóvil

Cuándo es necesario reemplazar los struts de un automóvil

Durante el funcionamiento del automóvil, su suspensión se encuentra bajo cargas muy importantes. Esto se ve particularmente influenciado por el estilo de conducción agresivo.


Para disminuir las cargas y amortiguar las vibraciones resultantes, se instalan conjuntos de amortiguadores (struts) en los vehículos. No sólo el confort del viaje, sino también la seguridad dependen de la calidad de fabricación y del estado de los struts. Los amortiguadores deteriorados pueden fallar en el momento más inesperado, por ejemplo, al frenar bruscamente o al tomar curvas a alta velocidad. Esto es especialmente aplicable para los conjuntos de amortiguadores delanteros de los vehículos con tracción delantera.


Struts y amortiguador. En qué se diferencian


Muchos conductores no entienden muy bien qué es un struts y en qué se diferencia de un amortiguador. La equivocación muchas veces es implementada por los vendedores de repuestos que aseguran a los compradores que son lo mismo.


Un amortiguador convencional es un cilindro con un pistón en una varilla. El cilindro está lleno de un líquido o gas viscoso. Al desplazarse la suspensión verticalmente, el pistón presiona el líquido y éste fluye lentamente hacia la otra cámara del cilindro a través de los pequeños orificios del pistón. En los amortiguadores de doble tubo, hay un tubo en el exterior del cilindro de trabajo. En esta versión, el líquido (o gas) es presionado a través de la válvula al cilindro exterior.

Esto funciona solo en compresión y es capaz de soportar cargas significativas en la dirección de su eje.


Si el amortiguador está desgastado, la eficiencia de frenado disminuye, los neumáticos se desgastan más rápido, el automóvil se balancea y rebota, y para el conductor la conducción resulta muy agotadora. Si el amortiguador está roto, puede continuar conduciendo por un tiempo.


El struts es el nodo de mayor complejidad, cuya parte principal es el amortiguador telescópico lleno de aceite o gas. El muelle de acero que lo cubre (algunos conjuntos no lo tienen) realiza la función de resorte. La parte superior del struts está conectada a la carrocería a través de un cojinete de empuje. El extremo inferior está unido a la rótula de dirección por medio de elementos aislantes (silentblocks). Este diseño proporciona el grado de libertad horizontal. De esta manera, el struts garantiza la orientación de las ruedas en el espacio, la suspensión de la carrocería y la amortiguación de vibraciones, tanto verticales como laterales.


El struts es la unidad de potencia principal, la cual tiene que soportar cargas pesadas y por tanto, está sujeta a desgaste. De hecho, debería considerarse como componente fungible. Sería casi imposible seguir conduciendo con un struts roto.


Por qué no se pueden ignorar las fallas que pudieran ocurrir en un struts. Valoramos los gastos


A causa de un amortiguador defectuoso o un struts desgastado, el contacto de las ruedas con la superficie de la carretera empeorará, lo que afectará negativamente la estabilidad y la conducción. Esto se nota especialmente durante las maniobras bruscas a gran velocidad. El comportamiento impredecible del vehículo aumenta el riesgo de accidentes.


Para aquellas personas que esto le suena poco convincente, deberían mirar el problema desde el punto de vista económico.


A medida que se desgastan los struts, todas las vibraciones comienzan a transmitirse a la carrocería, aumenta la carga en los nodos del tren de rodaje, así como en los componentes de dirección, contribuyendo a su desgaste acelerado. Las pastillas y los discos de freno pueden verse afectados.


Un amortiguador defectuoso, incluso con un ligero desbalance de las ruedas, provoca un desgaste intenso y desigual de los neumáticos, lo que reduce significativamente su vida útil.


Es fácil calcular y comprender, de que el reemplazo oportuno de los struts desgastados evitará costos más graves en el futuro.


Diagnóstico


Durante el funcionamiento normal del automóvil, los struts suelen durar de 3 a 4 años, a veces, incluso más. Pero este período puede reducirse significativamente si decide ahorrar dinero y comprar una pieza barata y de baja calidad. La vida útil de los struts también depende del correcto montaje, estilo de conducción y condiciones de la carretera.


No tiene sentido intentar balancear manualmente el automóvil para determinar si los amortiguadores están funcionando. La amplitud real de balanceo del automóvil en movimiento es mucho mayor, por lo que este método solo puede identificar amortiguadores totalmente averiados.


El comportamiento del automóvil en movimiento puede indicar mucho más sobre el estado técnico de los struts. La presencia de problemas puede estar dada por las siguientes señales:

  • golpes o ruidos durante la conducción;
  • sacudidas severas y amortiguación prolongada de las vibraciones del chasis del automóvil;
  • deterioro del embrague, especialmente perceptible al entrar en una curva a gran velocidad;
  • aumento de la distancia de frenado en ausencia de problemas con los frenos;
  • al acelerar la marcha, la parte trasera del automóvil se baja notablemente y al frenar, la parte delantera desciende en picada;
  • rastros evidentes de fugas de fluido hidráulico debidas al desgaste del sello de aceite del amortiguador;
  • desgaste desigual de los neumáticos;
  • deformación del cilindro del amortiguador, corrosión del muelle u otros daños evidentes en los componentes de los struts.


Se pueden realizar diagnósticos más precisos en un taller de reparaciones usando un banco de pruebas especial. El automóvil es movido sobre el stand y los sensores registrarán la amplitud de las vibraciones. Como resultado, el sistema determina el porcentaje de vida útil restante de los struts, y los especialistas del taller ofrecen su opinión sobre la posibilidad de su posterior funcionamiento.


Reparación o reemplazo


Los amortiguadores en sí son prácticamente irreparables. Cuando se trata de los struts, algunos talleres de reparación pueden ofrecer este servicio. Pero debe tenerse en cuenta que para las reparaciones, lo más probable es que se utilicen piezas usadas y es posible que se realicen cambios en el diseño que puedan afectar la seguridad. La garantía que le darán después de esta reparación será no más de 50 mil kilómetros de recorrido.


Es más factible comprar e instalar nuevos struts. En primer lugar, rápidamente sentirá la diferencia y, en segundo lugar, durante el funcionamiento normal, se olvidará del problema durante varios años.


Selección de struts


Después de sustituir los struts, el comportamiento del automóvil en la carretera puede cambiar significativamente. Esto depende principalmente del tipo de amortiguador.


Los amortiguadores de aceite se instalan generalmente en modelos económicos. Son bastante adecuados para una conducción medida en condiciones urbanas, pero a altas velocidades, debido al sobrecalentamiento y la formación de espuma del aceite, su eficiencia se reduce drásticamente. En invierno, este tipo de amortiguador requiere de calentamiento, por lo tanto, antes de acelerar, debe conducir a baja velocidad durante un tiempo.


La mejor opción son los amortiguadores de gas. Aunque son aproximadamente un 20 por ciento más caros, proporcionan un buen manejo a todas las velocidades.


En cualquier caso, es mejor comprar una pieza de repuesto original o un análogo, de fabricantes bien conocidos: KYB, MONROE, SACHS. Dicha compra será rentable por su fiabilidad y larga vida útil.


Y recuerde: para mantener la estabilidad equilibrada del automóvil, es necesario cambiar los struts por pares: 2 traseras o 2 delanteras.

Perepolkin Pavlo
Perepolkin Pavlo
07.09.2020 - 9 min
123 0

Dejar un comentario

Enviar
Enviar
Llamar WhatsApp Presupuesto 0 Carrito
Todos los servicios y piezas de recambio tienen un año de garantía
×